La economía creció 4.4% en el periodo acumulado de enero a octubre de 2016, según el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) de la Contraloría General de la República.

Según el informe oficial, las actividades que presentaron comportamientos favorables fueron el comercio, el transporte, almacenamiento y comunicaciones, la administración pública, la intermediación financiera, el sector agropecuario, la construcción, los servicios de electricidad y agua, los hoteles y restaurantes, y la explotación de minas y canteras.

Otras actividades lograron resultados favorables, pero en menor ritmo. La industria manufacturera, las apuestas y la pesca mostraron resultados negativos

Según la Contraloría, la actividad comercial mostró resultados positivos, explicado por la demanda del comercio mayorista y minorista local. Sin embargo, la Zona Libre de Colón registró una disminución, agrega la evaluación.

Añade el documento que las operaciones del transporte y comunicaciones presentaron resultados positivos, por las telecomunicaciones y el transporte de pasajeros internacional vía aérea. Sin embargo, disminuyeron las toneladas netas del Canal de Panamá y el movimiento de contenedores del Sistema Portuario Nacional.

El sector agropecuario mostró un aumento en actividades como el cultivo de la sandía, tomate, crías de ganado porcino y aves de corral. Por el contrario, disminuyeron la cría de ganado vacuno, la producción de leche natural para la elaboración de productos derivados y el cultivo de frutas como el banano, melón y piña, fundamentalmente productos de exportación.

La construcción y la explotación de minas y canteras mantuvieron tasas positivas, debido a la inversión del sector público.

En el caso de los servicios de electricidad y agua, la Contraloría sostiene que registraron buen desempeño, debido a una mayor generación térmica, eólica y solar de electricidad.

Por el contrario, en los primeros diez meses del año, la producción industrial registró una disminución en su actividad. Específicamente, en la elaboración de productos de minerales no metálicos, los de metal, textiles, químicos y las de edición e impresión. No obstante, las relacionadas con la elaboración de productos alimenticios, fabricación de papel y de plásticos, mostraron tasas positivas.